Hablemos de educación

En el campo de la educación hablamos de un antes y un después a partir del proyecto INCLUD-ED. Proyecto integrado en el VI Programa Marco de la Comisión Europea. Includ-ed constituye la investigación educativa más potente realizada en los últimos años (2006-2011) llevada a cabo en 14 países: Malta, Finlandia, España, Lituania, Gran Bretaña, Austria, Bélgica, Irlanda, Chipre, Hungría, Italia, Letonia, Rumania y Eslovenia. Este proyecto, dirigido por el Centro Especial en Teorías y Prácticas Superadoras de Desigualdades (CREA) tiene como finalidad identificar qué acciones contribuyen a favorecer el éxito en la educación y la inclusión social a lo largo de las distintas etapas de la enseñanza obligatoria. Así cómo aquellas actuaciones que por el contrario generan fracaso. De todo el proyecto nos centraremos en dos apartados, por ser aquellos que presentan un mayor impacto social: cómo se organiza la actividad docente en el aula y cómo se contempla la relación con las familias.

En cuanto a la organización tenemos prácticas que se ha demostrado que lleva al fracaso: como son los agrupamientos homogéneos por nivel. Se justifican como una forma de atender mejor al alumnado en situación de desventaja. Pero lo que constata la investigación es que aquellos alumnos que sufren estos agrupamientos tienden a: incrementar las diferencias entre alumnos, incrementar el riesgo de abandono escolar y reducir las oportunidades de aprendizaje y rendimiento al reducir la calidad y el ritmo de aprendizaje. Reduce las expectativas de los grupos de peor rendimiento. Por otro lado tenemos recomendaciones de hacia dónde tendríamos que ir: retrasar la segregación del alumnado en base a rendimiento lo más tarde posible. Se aprende mejor en heterogeneidad porque la diversidad es un valor añadido a la hora de consolidar los aprendizajes. El aula se organiza de forma que puedan ayudarse unos a otros consolidando y reforzando tanto los aprendizajes para los que más saben, ya que tienen que esforzarse en explicar el conocimiento y eso les ayuda a asentar su aprendizaje, como a los que tienen más dificultades y que en muchas ocasiones lo adquieren de una forma más fácil cuando viene de compañeros que tienen más equiparado su nivel y forma de haber adquirido ese conocimiento. Así como, intentar ir hacia una organización inclusora del aula donde los recursos personales entran dentro del aula. Establecer actividades educativas que puedan ampliar el tiempo de aprendizaje en horario extraescolar para aquellos alumnos con más dificultades realizando actividades que mejoren sus conocimientos.

Otro gran reto que se establece en el proyecto es la participación y colaboración en la construcción del proyecto educativo entre los agentes implicados en la formación de los niños y niñas: principalmente familia, maestros y agentes de la comunidad. Con líneas de participación en niveles decisorio, evaluativo y educativo. Participación de los familiares en formación dentro del colegio, de este modo el colegio se vive como un espacio de aprendizaje para todos. La toma de decisiones se consensua y se trabaja en comisiones mixtas donde todos deciden qué mejorar. Participación en las aulas y en los espacios de aprendizaje, lo que consigue dignificar el papel del profesor.

Todas estas recomendaciones ofrece el Includ-ed a aquellos Centros educativos que quieran aprender de lo científico para mejorar la vida de sus alumnos, familiares y docentes. Para que el ir a clase suponga para todos los niños y las niñas una experiencia gratificante, un lugar donde trabajamos con altas expectativas para todos y donde el conocimiento se transforma en algo emocionante y deseado.

Anna Vallès

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someoneSi ho trobes interessant, comparteix!

Aula Familiar

Aula Familiar és un equip format per professionals especialistes en Psicologia, Pedagogia i Audició i Llenguatge.